Amigos

La amistad no debe ser excusa para ofenderte. Nos escondemos baja la supuesta idea de que la sinceridad debe ser nuestro norte, sin darnos cuenta o querer ver que nuestra sinceridad, en ocasiones hiere. Ante mi supuesta sinceridad, no debes esconder la tuya, no debes evitar ofenderme. Hay momentos en que tu sinceridad me puede ayudar a ver puntos de vista distintos a los míos. También me puede ayudar a notar cuanto mi sinceridad te puede haber herido. Hablémoslo, analicémoslo, arreglémoslo. 

Diferencias de criterios tenemos todos. Eso es lo que hace la discusión interesante. Lo importante es no hacerlo personal. No siempre es posible. Se necesita mente abierta, reconocer, aceptar y respetar esas diferencias. Esa capacidad nos convierte en mejores amigos y mejores seres humanos. 

Anda, tomémonos de la mano, caminemos juntos la vereda de la amistad, adornada de rosas con espinas, mientras disfrutamos su olor y esquivamos las heridas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s