Sabiduría 

Esta señora que ves sentada frente al espejo contemplando su imagen mientras toca ciertas áreas de su cara, tiene en esas arrugas y canas que mira perpleja, una historia. Para algunos esa historia es larga, para otros corta.

A los más jóvenes, una señora de 40 años, les parece una vieja. Para los de 60 años, esa misma señora, les parece una jovencita. Como vemos, todo es un asunto de perspectiva.

Para ella, sus canas y sus arrugas son símbolo de una vida vivida. Las arrugas en sus ojos, son el efecto de sus momentos felices, de carcajadas, de sonrisas tiernas, y tal vez de algo de llanto. Sus canas son el reflejo de mucho pensar en el bienestar de su familia. De mucho leer cuentos a sus hijos y a sus nietos. Son símbolo de sabiduría que solo da el tiempo.

Se mira nuevamente en el espejo. Esta vez está desnuda. Contempla su vientre arrugado, sus senos caídos. Las arrugas de ese vientre son las huellas de vida acurrucada muy adentro que fue expandiéndose y creciendo hasta emerger como otro ser. Sus pechos caídos son muestra de alimento contenido para saciar las ansias de ese ser que de su vientre ha salido.

Orgullosa da la espalda al espejo. Nada que ella no sepa ha visto. Nada que la haga desear el cuerpo sin huellas que una vez vio en ese mismo espejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s